Bienvenida

Con estas letras doy la bienvenida a todo aquel que quiera conocer un poco más de mi o de las áreas en las que trabajo.

Quiero que el contenido de este blog pueda estar al alcance de cualquiera, por lo que intentaré huir del lenguaje técnico que dificulte la comprensión de lo que digo. Puede que en ocasiones no lo logre, por lo que pido de antemano excusas ante mi posible fracaso.

¿Por qué un blog?. No es la primera vez que me meto en esta aventura. Puede que haya quedado un resquicio del pasado navegando a la deriva por las ondas de la web. En aquel entonces estos sistemas de comunicación estaban recién nacidos. ¿Qué has hecho un qué? Me preguntaban mis amigos cuando les enviaba el enlace por correo electrónico. Así que me cansé de escribir a las ondas. Ahora ocurre lo contrario ¿quién no tiene un blog?. También puedo morir en este caso por la falta de hueco entre la abundancia, pero por intentarlo que no quede. Si os gusta lo que escribo os agradeceré un “like” de estos que suben el ego y animan a continuar, si no os apetece escribir nada;  y si no os gusta, igualmente estaré agradecida de las críticas o sugerencias que me permitan mejorar y compartir vuestras sugerencias u opiniones con todos los que se acerquen a este espacio.

¿Qué es lo que aparecerá en este blog?, pues todo aquello relacionado con mi trabajo que no pueda trasladarse a un artículo, fundamentalmente porque su extensión sea pequeña. También mis juicios sobre un tema de actualidad. A este respecto no me gusta la palabra “opinión”. Estoy demasiado acostumbrada a oír esta palabra como excusa cuando se acaban las argumentaciones: “pues eso es lo que yo opino y las opiniones hay que respetarlas”, o mis alumnos cuando se les dice que opinen sobre un tema: “si es lo que yo opino, no está mal; es mi opinión y punto”. Por eso prefiero hablar de juicio: opinión razonada que alguien se forma sobre una persona o una cosa (en definición de la RAE). Lo que diferencia, pues, es el razonamiento y esto espero que esté presente en todas mis opiniones. Como mi trabajo va dirigido tanto a la investigación como a la docencia en economía, ambas cuestiones serán objeto de mis enjuiciamientos (y espero que sean lo suficientemente divertidos como para reducir la seriedad de esta palabreja).

Bueno pues, manos a la obra y hasta pronto.

Aurelia

Anuncios